Renting vs. Leasing para autónomos. ¿Cuál te interesa más?

renting-vs-leasing-autonomos

Si eres autónomo y estás pensando en adquirir un vehículo para trabajar, este post te interesa: te hablamos sobre el renting y el leasing y destacamos las ventajas y características de cada uno de ellos para que puedas tomar la decisión más acertada. ¡Sigue leyendo!

Con Talenom la gestión de tu negocio está en buenas manos: contabilidad, finanzas, impuestos y gestoría digital, todo en una misma herramienta. Prueba ya el software de facturación 15 días gratis y descubre cómo Talenom One puede ayudarte a ahorrar tiempo y dinero.

Renting: concepto

El renting es lo que conocemos por un arrendamiento o alquiler de un vehículo nuevo en el que se incluyen todos los gastos derivados del mismo. En estos gastos que mencionamos se incluiría el seguro, el mantenimiento y las posibles reparaciones de averías que se nos presenten a lo largo de nuestro renting. También puede ser que te encuentres que en algún caso, no todas las cargas adicionales vengan incluidas. Todo dependerá del acuerdo al que se llegue una vez se formalice el contrato de renting. Con esta modalidad de alquiler te evitarás aquellos gastos y gestiones que supone tener un vehículo en propiedad.

Importante destacar, y posiblemente sea la gran diferencia respecto al leasing, que en este caso no tendremos opción a comprar el vehículo posteriormente, por lo que este se tendrá que devolver. Tendrás la posibilidad de volver a escoger otro vehículo nuevo en la mayoría de los casos y mantenerlo durante el número de años acordado. También tiene sus pros.

Te puede interesar: Amortizaciones: qué son y cómo funcionan

Ventajas del renting

Destacamos a continuación las principales ventajas para que puedas valorar si te interesa más o menos que el leasing (después te mostraremos las ventajas del leasing, ¡por supuesto!)

  • No es necesario realizar un gran desembolso para adquirir el vehículo ya que esta modalidad funciona mediante pagos mensuales de una cuota previamente acordada.
  • No asumirás gastos extraordinarios derivados de este alquiler. Todos los gastos del vehículo vienen incluidos en el contrato (salvo que acordéis otras condiciones) así que evitarás incómodos gastos imprevistos.
  • Dispondrás de un vehículo nuevo y en perfectas condiciones a estrenar cada tres, cuatro o cinco años, según el acuerdo que se formalice.
  • Estas cuotas se pueden deducir incluyéndolas en el Impuesto de Sociedades o en el IRPF en tu caso como autónomo. También te podrás deducir el 100% del IVA si el vehículo está directamente relacionado con tu actividad, o bien el 50% si el uso es combinado.

Leasing: concepto

El leasing es una modalidad parecida al renting pero con algunas particularidades que lo diferencian. En este caso, el acuerdo sigue siendo el mismo que podrías formalizar con el renting pero la diferencia más especial es que con el leasing sí que puedes quedarte el vehículo al finalizar tu contrato. Además, en este caso los gastos asociados no estarían incluidos en la cuota mensual. Existen otras opciones que puedes valorar una vez llegue la fecha fin del acuerdo como podría ser: cambiar el vehículo por uno nuevo o bien hacer la devolución del mismo, estas coinciden con el renting.

En el caso del leasing muchos autónomos pueden encontrar dificultades a la hora de solicitar esta modalidad. Las compañías suele solicitar documentos concretos para asegurar el estado financiero del negocio a la hora de formalizar el contrato. Aún así, contratar un leasing tiene sus ventajas, te las contamos.

Te puede interesar: ¿Qué seguros necesita un profesional autónomo?

Ventajas del leasing

Ahora vamos con las principales ventajas de hacerte con un leasing. Suele ser una buena manera de adquirir un vehículo en propiedad sin tener que desembolsar una cantidad excesiva al inicio:

  • Como autónomo, tienes la oportunidad de adquirir un vehículo en concepto de leasing, con el objetivo de quedártelo en propiedad en un futuro sin tener que tomar en ese momento la decisión de comprarlo.
  • Si finalmente no adquieres el vehículo y por lo tanto no asumes la cantidad final de cuota para quedártelo, no existe penalización por ello.
  • Te podrás también deducir el IVA y las cuotas al 100% si el vehículo tiene vinculación a la actividad o bien el 50% si es de uso mixto.
  • Existe posibilidad de amortizar el bien de manera acelerada, es decir, adelantar parte de la deuda o la totalidad de la deuda que se debe.

Hay que tener en cuenta que si se toma la decisión de compra, el contrato de leasing finalizaría y los gastos asociados al vehículo correrían por parte del autónomo.

Ventajas leasing vs renting

Conclusiones: ¿renting o leasing?

En resumen, cualquiera de las dos opciones pueden resultar beneficiosas para tu situación como autónomo pero aquí entra también en juego tus preferencias como profesional. En este caso podrás escoger teniendo en cuenta tu predisposición de compra. Escoge leasing si lo que realmente quieres es adquirir el vehículo a final de contrato. Por el contrario decántate por el renting para disfrutar de un vehículo nuevo sin gastos asociados y sin complicaciones. ¡Tú eliges!

Recuerda que, con Talenom, puedes despreocuparte del papeleo y ahorrar tiempo y dinero en la gestión de tu negocio. Confía en la herramienta todo en uno que facilita tu día a día.

Sara Delgado
Sara Delgado
Content Marketing Specialist
Talenom
Software de facturación y contabilidad para negocios
Talenom One
Gestoría online con software de contabilidad para pequeñas empresas
Talenom Pro
Solución integral con servicios de asesoramiento personalizado

Contáctanos

Completa tus datos y nos pondremos en contacto contigo pronto

Contáctanos

Completa tus datos y nos pondremos en contacto contigo